¿Quién controla el futuro?